jueves, 8 de junio de 2017

.

"Cuando tú salgas, ¿en qué se habrá convertido el mundo?"
Arthur Rimbaud


Ojos del ser afligido
corredor
humanitario y refugio
salvación del remedio
para el mundo
hallazgo luminoso
anunciando en silencio
el cansancio
cicatriz abierta
emanando 
el arroyo violento
de la verdad.


Sean quienes sufren
tras curar juntos el mapa
de la única piel quebrada
quienes hagan brotar la flor en los senderos
por recorrer,
el rostro en el barro
la mano sonriendo
al caminar.


Guarde el cuerpo 
de un ángel
devastado
el perfume confuso de la piel
y el engranaje 
sacudiendo
la anatomía
liviana
de quien nació
para mirar.



lunes, 15 de mayo de 2017

.

Mirar a los ojos
 el accidente

el monstruo de hierro 
agonizando
en  fuego
desconocido

mirar a los ojos

quebrarse el hielo
en las manos

bautizando

la incertidumbre suicida
de ver al tiempo avanzar
mirando

desde las llamas.

domingo, 23 de abril de 2017

.

Anuncia el eco

-muchacho de canto quebrado
clamando tras muros vacíos-
el regreso
 del día.


Despierta el hogar.

Se abre otra vez el surco
de la luz
en la piel agrietada
de las manos.


Kiko es de nuevo
el susurro
recordando:

“nunca 
el prisma de la razón
disolviendo lo Humano”



Sus palabras
grabándose en el largo puente del silencio.



Mira su interior
a la guerra perpetua
aún librada bajo el pozo
luchador

de los desposeídos.


Se encuentra en la rutina

persiguiendo
la salvación de los amados.





Amigo:


Será salvado el abismo
que crece
atravesando las estancias,
amainará el niño inquieto
que impide erigirse al alba
nevando tras las cortinas.




Pueden tus ojos apagarse
cada noche
persiguiendo las respuestas
que se nieguen
a iluminar el día.




He de constituir
el hombro horizontal del descanso.



He de mostrarte la luz
que ilumina ante mí
 tu fortaleza,

construyendo el ventanal
desde el que atisbes
la antorcha
incombustible

de tu valía.

jueves, 6 de abril de 2017

A mamá



Mamá es la silueta pensativa
aguardando al final de las marismas.


Nadan en el pecho
los peces
 cansados,
centinelas del cáliz impasible
de la existencia.


Mamá,

nunca supe distinguir el espejismo
que es para mí el amor
y a veces
se parece tanto a la muerte.




No puedo abrazarme a la llama
si avanza a la par
el incendio,

cebándose
en las cosechas.



Quiero ser el mirador
desde el que contemplar
la luz ingobernable
del mañana.



Mamá,
siempre temo a la violencia de las olas.



Estemos aún en la orilla,

y así, saber cuando llegue la calma

para encontrarnos de nuevo
en la caricia

de un mar
que volverá.



jueves, 22 de diciembre de 2016

0:11

El vacío guarda siempre una forma humana.

Los ojos
no pueden abarcar más.

¿Quién yace bajo el velo de lo aceptado?

Los ojos deberían abarcar, comprender.
Los ojos no saben nada aún.

Los ojos siempre se apagan,
tristes.

Este mundo puede
hacerme  creer
en lo inasible
puede
mantenerme viviendo
por lo que, tras la muerte,
pudiese llegar,
podría hacerme morir
por lo nunca atisbado
y jamás
será la voz
en el oído
ayudándome a escuchar
la evidencia
inmediata
de mi cuerpo.

Se ciernen la unidad y la herida,
la luz
la gente
sin ojos
capaces de hablarme.

Sí.
Creo que el fin de los últimos ríos
discurre
ahora
tras mis tobillos
desnudos,
y vuelve a replicar
la voz agónica
de otras aguas,
distante,
en el espacio infinito
que se extiende dentro.

Podría ser cualquiera
la puerta destinada a abrirme el camino de la muerte.

Escribiré ahora el presagio
la tormenta 
que me absuelva
cuando cedan
estas manos
bajo el peso inabarcable de los cielos.

lunes, 14 de diciembre de 2015

0:17

                “Soy consciente del tejido onírico de este instante.”

-Javier Vayá Albert

Sonríes.

Estallan
en el cielo
metrópolis de lluvia
ante esta contingencia.


Existe un poema auténtico
que podría jamás
ser escrito:

este alejarse por el aire
entre árboles vueltos esqueletos,
la muchedumbre iluminada por el mundo,
el derrumbe de otro astro ante la órbita del miedo
y unos ojos
capaces
de acogerle.

Será este el otoño,

camaleones
ocultos tras la piel de la esperanza
y tu luz
haciendo claudicar 
ante sí
a la muerte.

domingo, 29 de noviembre de 2015

.

Con el poema emanando
de unos ojos
abiertos en canal,
aguarda
el alfarero
la señal para soñarte.

https://www.youtube.com/watch?v=1GO4upscCSQ